Materiales compuestos y nanocomposites


Caracterización de materiales compuestos para la rehabilitación de canalizaciones mediante tecnología CIPP (Cured In Place Pipe)

Las tecnologías de rehabilitación de canalizaciones sin apertura de zanja representan un método actualmente en auge en todo el mundo debido fundamentalmente a que es fiable, sencillo y socialmente sostenible para reparar cualquier tubería. Países como Francia, Alemania o Estados Unidos tienen normativas desarrolladas para la ejecución de este tipo de obras. Sin embargo no sucede lo mismo en España. Por otro lado la caracterización de los materiales empleados, sus propiedades mecánicas, su composición química, etc.; no son publicadas y las que lo están, son en general ambiguas y poco claras. Todo esto hace que en la actualidad esta línea de investigación sea de alto interés para el LATEP, la cual está siendo llevada a cabo en colaboración con importantes empresas españolas pioneras en el campo de rehabilitación de tuberías.

Materiales compuestos multifuncionales

El principal objetivo de esta línea de investigación es el desarrollo de una nueva familia de materiales compuestos de matriz epoxi con comportamiento multifuncional, es decir que combinen propiedades estructurales con otras funcionalidades. La incorporación nanorrefuerzos de carbono (nanotubos de carbono, grafeno, etc) en la matriz puede mejorar las propiedades mecánicas del material compuesto de partida en la dirección del espesor, además de proporcionar un comportamiento funcional (eléctrico, magnético, etc.). También hay interés en la monitorización de la salud estructural (detección de deformación y/o daño en servicio) de estos materiales utilizando medidas eléctricas.



Nanocomposites de matriz polimérica

El refuerzo de matrices poliméricas con estructuras nanométricas aporta significativas ventajas al material sin apenas incremento de peso. Las resinas nanorreforzadas presentan una combinación única de propiedades mecánicas, térmicas, químicas y eléctricas. En particular, la adición de pequeñas cantidades de nanotubos de carbono o nanoláminas de grafeno permite obtener materiales con mejorado comportamiento mecánico, junto con una elevada conductividad eléctrica y buenas prestaciones químicas y térmicas. Sus posibles aplicaciones son numerosas. La investigación se ha centrado en el uso de estos polímeros nanorreforzados en la industria aeronáutica, como matrices de materiales compuestos, y como adhesivos conductores, para múltiples sectores industriales.